Sobre la aplicación de situaciones alternativas previstas en la LECiv en sede subasta con origen en liquidación concursal y el respeto a una parámetros mínimos contenidos en la puja.

bankruptcy

Recientemente la Audiencia Provincial de Barcelona (Sección 15ª), en su Auto núm. 104/2019 de 4 junio ha venido a rechazar la aplicación genérica y automática de la previsión contenida en el artículo 670.4º, párrafo tercero y el artículo 671 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en las subastas que se produjeran en sede de liquidación concursal.

Efectivamente la AP de Barcelona admite la posibilidad de aplicar de manera subsidiaria la previsión de los ya citados artículos 670.4º, párrafo tercero y el artículo 671 LECiv en aquellas subastas que se produjeran como consecuencia del desarrollo de la fase de liquidación de un concurso de acreedores de persona física.

Rechaza, así parece deducirse, que la aplicación de las previsiones legales contenidas en los artículos referidos de la Ley Rituaria, puedan tener cabida en fase de liquidación de concursos de acreedores de las personas jurídicas.

Así recordemos, que los artículos 670 y 671 LECiv pretenden establecer un sistema de parámetros, referidos a porcentajes sobre el valor por el que el bien hubiere salido a subasta, de adjudicación al ejecutante, a terceros o al propio ejecutado a través de un tercero que hubiera acudido a la subasta de su mano.

En mi opinión, la AP de Barcelona acierta plenamente al;

  • diferenciar entre concursos de personas físicas y concurso de personas jurídicas. Intentando, salvo diferente opinión, poner a un mejor recaudo de terceros oportunistas activos de la persona física deudora que pudieran gozar, por ejemplo, de la condición de vivienda habitual.
  • establecer que la aplicación de tales artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil debe de tener un carácter subsidiario.
  • determinar con meridiana claridad que como consecuencia concursal necesaria de la mercantil deudora que no alcance una solución de convenio, la misma acabará disolviéndose, liquidándose y cancelándose registralmente, por lo que los bienes que hasta la fecha titulara el concursado deben de verse liquidados necesariamente. Sin embargo parece sencillo comprobar que la liquidación concursal de una persona física es de otra.

La resolución, entre otras conclusiones, establece que:« […] La fijación del 50 % como mínimo, igual que en el art. 670.4, pfo. 3.º LEC , constituye un punto de referencia razonable, pero no infranqueable, siempre que existan buenas razones para ello>>.3. Esta solución solo es aplicable a los concursos de personas físicas, por las razones explicadas en la citada resolución, pero no a las de personas jurídicas, ya que en este caso la sociedad ha de extinguirse y todo su patrimonio liquidarse. En consecuencia, sin perjuicio de tratar de evitar en la medida de lo posible que los bienes se malbaraten, los preceptos citados no son literalmente aplicables.[…]»

Espero que pueda ser de interés para todos.